rotger

Read this in English

Entrevista a Jean-Victor Rotger

“La mayoría de los países europeos han reforzado su mecanismo de apoyo al biogás y al biometano”

Este mes, dentro de la línea editorial 2020: desafíos por el clima, tratamos un desafío tecnológico: la integración de gases de origen renovable en el sistema energético. Hemos entrevistado a Jean-Victor Rotger, Responsable Comercial de GRTgaz, que nos ha hablado sobre el sector y los desafíos a los que se enfrenta.

¿Qué estado de salud tiene el sector de gases renovables en Europa? ¿Qué países llevan más ventaja en la aplicación de esta tecnología?

La inyección en Europa continúa su impulso con casi 110 nuevas instalaciones en 2019 con lo que se eleva a cerca de 660 el número total de instalaciones en servicio para una capacidad máxima instalada de 570 mil Nm3/h, o 22TWh de biometano al año.

Aparte de Alemania, la mayoría de los países europeos han reforzado su mecanismo de apoyo al biogás y al biometano entre 2012 y 2019. Están surgiendo dos estrategias principales: por un lado, los países con un sistema de Feed-In-Tariffs que aseguran al productor ingresos estables y apoyan una tasa de crecimiento estable y sólida como en Francia y el Reino Unido. Por otro lado, los países que apoyan la demanda de “combustible de biometano”, con una tasa de crecimiento más baja, pero más “natural” como en Suecia.

A finales de 2019, Francia cuenta con más de 860 unidades de producción de biogás, 123 de las cuales la valoran como biometano inyectada en redes de gas natural. El fuerte crecimiento observado en 2018 se amplió aún más en 2019: + 73% de los volúmenes inyectados.

¿De dónde procede mayoritariamente el biogás y el biometano generado?

Alemania, el Reino Unido y Austria son los únicos países que utilizan cultivos energéticos para producir biometano. Francia, Dinamarca y los Países Bajos se centran en la reutilización de los residuos agrícolas, mientras que la mayoría de los demás países de Europa favorecen los residuos orgánicos (domésticos o industriales). La co-digestión, presente en Suecia, Suiza y Dinamarca, permite el uso de residuos agrícolas, domésticos o industriales para producir biometano y facilita el desarrollo de unidades de mayor capacidad.

Imagen 1 – Porcentaje de materias primas usadas por país

En Francia, la mayoría del biometano se produce a partir de residuos agrícolas y los 6 tipos principales de instalaciones de biometano están creciendo. Las principales instalaciones son de los siguientes tipos: Agrícola Independiente, desarrollada por uno o más agricultores o por una estructura mayoritaria propiedad de uno o más agricultores, más del 90% de la producción viene de los materiales agrícolas de las granjas. Las Agrícolas Territoriales también son desarrolladas por un agricultor, un colectivo de agricultores o por una estructura de propiedad principalmente de uno o más agricultores, más del 50% de la producción viene de los materiales agrícolas de las granjas e incorporan también residuos del territorio (industria, EDAR, otros).

Las instalaciones Industriales Territoriales son gestionadas por un desarrollador de proyectos o por una o más industrias, integran residuos del territorio (industria, EDAR, otros) y materiales de metanización de explotaciones.

Otras instalaciones usan Restos Orgánicos y Bio-restos, las lleva una comunidad, asociación, unión de tratamiento de residuos o una o más industrias, metanizan la fracción orgánica de residuos domésticos, clasificados en una fábrica o recogidos selectivamente

Otras instalaciones de biometano son las Depuradoras de Aguas (EDAR), tanto urbanas como industriales, y las Instalaciones de Deshechos no Peligrosos.).

Imagen 2 – Diferentes tipos de instalaciones de biometano en Francia

¿Existe alguna tecnología que todavía no esté madura pero que genere grandes expectativas?

La metanización es ahora la primera tecnología de producción de gas renovable madura. A medio y largo plazo, se desarrollarán nuevos procesos de producción y recuperación de gas renovable como la pirogasificación de residuos de biomasa seca o residuos preparados al final de su vida útil, como las RRS (Combustibles Sólidos Recuperados); la gasificación hidrotermal; power-to-gas, es decir, la producción de hidrógeno por electrólisis de agua a partir de electricidad renovable y su recuperación, ya sea mediante inyección directa en la red o después de la conversión al metano sintético por metatanasia o la metanización de las microalgas.

¿Hay planes para favorecer la inyección de biometano en la red?

Francia y la Unión Europea han fijado objetivos importantes en lo que respecta a la reducción de los gases de efecto invernadero, la eficiencia energética y el desarrollo de la participación de las energías renovables en el consumo total de energía. El biometano inyectado en las redes de gas ya está contribuyendo a estos objetivos. En 2010, el Plan Nacional de Acción sobre Energías Renovables francés sentó las bases para un nuevo requisito de compra de biometano inyectado en redes de gas natural, similar al establecido para la electricidad.

En noviembre de 2011 se publicaron los 8 decretos que permiten el desarrollo de la cadena de inyección de biometano en las redes. Desde entonces se han incorporado al código energético. En 2018, se votó la Directiva II de Energías Renovables (RED II). El texto, que deberá ser transcrito a la legislación francesa no más tarde del 30 de junio de 2021, contiene disposiciones relativas al sector del biometano. El sector del biometano se beneficia así de dos herramientas económicas: un precio de compra regulado y garantizado por 15 años para los productores; un sistema de garantías de origen que garantiza la trazabilidad del biometano y permite su valoración al consumidor como parte de una oferta ecológica.

El derecho a inyectar es un importante paso adelante para el desarrollo de la inyección de biometano: la Ley EGALIM aprobada en octubre de 2018 sentó una base sólida para la adaptación de las redes de gas para responder al desarrollo del sector mediante la introducción de los siguientes desarrollos: conectar un productor de biometano a la red de distribución, incluso si se encuentra fuera de un área de servicio; la conexión de un productor de biometano en la red de transporte en tecnología de distribución y cómo financiar obras de adaptación de red definidas por decreto

¿Cómo puede una industria o explotación ganadera convertirse en productor de biometano?

Uno de los pasos más importantes en un proyecto de metanización que determina fuertemente su éxito es la fase de reflexión. Durante los primeros pensamientos sobre un proyecto de inyección, es necesario preguntarse varios puntos como: el tipo y el volumen de entradas que serán capaces de alimentar el camión cisterna de GNL, la proximidad del sitio propuesto con una red de distribución o transporte de gas, la capacidad de la red para acomodar biometano potencialmente producido, la capacidad financiera, el área de tierra necesaria para instalar la unidad y el área de aplicación.

Para lograr esta fase, recomendaría aprender tanto como sea posible sobre la metanización participando en conferencias, reuniendo a productores de biometano, visitando otras instalaciones en funcionamiento.

Otra parte muy importante del proyecto y que debe ser dirigida y abordada desde el inicio del proyecto es su propiedad local.

La metanización es todavía poco conocida por el público en general, las asociaciones ambientales locales y algunos funcionarios electos locales. El desarrollo de un proyecto de metanización, más a menudo en un entorno agrícola, puede plantear preguntas e incluso temores a nivel local: ruido e impactos olfativos, riesgos ambientales, pérdida de valor de los activos inmobiliarios… Es por ello que la información y el diálogo con todos los actores locales (elegidos, habitantes, asociaciones, etc.) son primordiales, especialmente para acercar la percepción a la realidad. La consulta es este espacio de diálogo.

El estado de ánimo en el que se comparte la información y el diálogo establecido en el territorio es un elemento esencial que influirá en el curso y la percepción del proyecto. La información y el diálogo abierto, impregnados de escucha y transparencia, ayudan a crear un clima de confianza con las partes interesadas del territorio.

 

Jean-Victor Rotger

jvrotger

Jean-Victor es Ingeniero de la Escuela de Minas especializado en sistemas energéticos. Después de 10 años trabajando en la estrategia internacional de GNL, estudios y comercio (Argelia, Noruega, Malasia, Chile, etc.), ha hecho su transición avanzando hacia el apoyo a proyectos de producción de biometano en el territorio.